Receta de Navidad. Pan de Pascua (Chile)

En Chile a la Navidad se la llama Pascua (y a la Pascua, Pascua de Resurrección), de allí que este pan de Navidad tenga un nombre que puede llamar a la confusión. Sin embargo, su origen estaría en los panes dulces navideños más tradicionales de Italia (panettone) y Alemania (stollen/Christollen).

La receta para prepararlo se la pedí a un matrimonio chileno amigo de mis padres a quienes conozco desde pequeña (¡Mil gracias, Gabriel e Ilda!). Cuando ambas familias se reunían algunos días antes de Navidad para festejar el fin de año, siempre había una mistura de tradiciones heredadas de nuestros antepasados europeos y de la influencia criolla de ambos países que aún perdura en mi recuerdo.

Como licencia, en esta ocasión preparé la receta en molde cuadrado, aunque la versión original se realiza en formato redondo (como cualquier Pan dulce que se precie de tal) y, en ocasiones, también lo he visto con formato de budín. Claro, que como siempre ocurre con las recetas tradicionales, cada familia le pone su toque personal, coexistiendo diversidad de Panes de Pascua en todo el territorio chileno.

Se trata de una masa suelta, esponjosa (que se asocia muy bien con las frutas secas que lleva) y perfumada - pues, a diferencia de los panes dulces tradicionales con aromas a azahares o los panes especiados con perfumes más intensos, se recuesta sobre dos pilares interesantes: el ron (a veces se utiliza pisco en su lugar) y el café -. Si bien conozco otras versiones que se preparan con levadura fresca, esta receta (tal y como me la enseñaron) es mucho más simple y menos tediosa que aquellas.

Con esta receta participo en el Reto Especial de Navidad de Cocineros del Mundo "Recetas Navideñas"
  



Les dejo el listado de ingredientes para que puedan preparar esta receta.




En un bol, mezclá 3 huevos (de campo o pastoriles) con 100 gramos de manteca pomada. Añadí 1 y 1/2 taza de azúcar orgánica y batí hasta formar una crema.





Incorporá 3 tazas de harina leudante (o común), tamizada con una pizca de sal y 3 cucharaditas de polvo para hornear, intercalándola con 1 taza de leche tibia.

Una vez que obtengas una mezcla homogénea, añadí 1 cucharada de café en polvo (puede ser instantáneo, puede ser recién molido) y 1 cucharada de ron (o de pisco). Mezclá bien con batidor de alambre.





Por último, agregá 1/2 taza de almendras picadas de manera grosera, 1/2 taza de pasas de uvas rubias y 1 taza de nueces cortadas en tropezones. Recordá enharinar la fruta para que no decante dentro de la mezcla, quedando de manera definitiva estacionada en el fondo de la masa.





Integrá toda la preparación muy bien, aportándole aire y volcala sobre el molde de tu preferencia, enmantecado y enharinado. Llevá a horno precalentado a 200° C por 30-40 minutos.




Entre los consejos más frecuentes a la hora de preparar esta receta está el de realizarla una semana antes de consumirlo para que mejore su sabor, conservándolo embolsado y a buen resguardo de la humedad y la luz (además de los golosos y glotones, claro).


Para acompañar este pan típico en Chile se prepara una bebida tradicional de esta época del año, llamada Cola de mono que tiene como ingredientes principales leche, pisco (aguardiente de uvas chileno), café, canela y azúcar.





Según me han contado los amigos de mis padres, el Viejito Pascuero (nombre que recibe Papá Noel en Chile) habría tenido su primera aparición en público hacia comienzo de los años 1900, cuando una famosa juguetería de Santiago contrató a un actor para que se hiciera pasar por San Nicolás (disfrazado como un anciano de barba blanca, vestido con una especie de túnica roja, que portaba un saco o bolsa grande de juguetes para regalarle a los niños). El personaje era anunciado en los avisos que la juguetería publicó en los diarios de aquellos días, logrando que todos los niños de la capital chilena quisieran conocer al personaje. Tan famoso se hizo, que para las Navidades del año siguiente la famosa juguetería repitió la experiencia, así como muchos otros importantes locales comerciales capitalinos que copiaron la idea, contando con sus propios Viejos Pascueros. El nombre, en definitiva, surgió de la propia gente que, al no saber cómo se llamaba, hablaba del personaje anciano que aparecía en la Pascua de Navidad (hoy en día, sólo Pascua) como del "Viejito Pascuero", inmortalizándolo hasta hoy en día.

Disfruten del espíritu navideño que entre tantos aromas, historias, ambientaciones en los locales comerciales y nuestros propios hogares se va apoderando de nuestros días y nuestras vidas. Nos encontramos pronto con otra receta para las fiestas. ¡Bon appétit!

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Madre mia que buena pinta tiene, seguro que está delicioso no, lo siguiente, que bueno! Un beso. La Caja de las Delicias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ariela. Me alegra mucho que te guste la propuesta.
      UN beso.

      Eliminar
  2. Muy buena la receta tengo una preguntas el café se prepara primero para agregarlo al pan o se le hecha entero en grano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anny, me alegra mucho que te guste la propuesta. Como indico en la receta, el café es en polvo. Es decir, puede usarse el café en polvo o instantáneo, o podés moler los granos de tu café favorito en molinillo y sumarlo la mezcla.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Por su aspecto, muy apetecible, yo diría que debe estar delicioso, y la bebida que lo acompaña tambien me ha gustado. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, es un pan dulce distinto a los más tradicionales, bien gustoso y esponjoso. Ah, eso sí, la cola de mono es una bebida muy sabrosa e ideal para acompañar esta receta.
      Besos.

      Eliminar
  4. Soy chilena y nunca lo he hecho. es muy rico y voy a probar tu receta ¡¡ la pondré entre las recetas pendientes de mi blog¡¡ Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia, me alegra mucho que te entusiasme esta receta. Los amigos de mis padres lo preparaban en esas mesas enormes que recuerdo con gran cariño en las que nos reuníamos con varias familias amigas, días antes de la Navidad, para compartir platos de diversas procedencias. Su receta es la que la mamá de Ilda le había enseñado a preparar desde pequeña. Sin embargo, ella misma me cuenta que hay distintas versiones según las familias y los gusrtos personales. Algunas recetas incluyen también trocitos de frutas confitadas.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Que aspeto fantástico, dá vontade de comer uma fatia.
    Bjs, Susana
    Nota: Ver os passatempos a decorrer no meu blog:
    http://tertuliadasusy.blogspot.pt/2013/11/1-aniversario.html
    http://tertuliadasusy.blogspot.pt/2013/12/strudle-de-bacalhau-e-couve-com-chourico.html

    ResponderEliminar
  6. Mi querida niña, está claro que las navidades te hacen hacer horas extras, y nos traes cosas fantásticas como este pan de Pascua! Seguro que merece la pena,tiene que estar delicioso.
    Quien volviera a ser niño para creer en papás noeles y reyes magos o como los llamen, verdad?
    Un besito grande, preciosa, que tengas una buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, te has dado cuenta del efecto que provocan las Navidades en mi vida... Sí, sí. Jajajaja :D
      Me alegra mucho que te guste la propuesta. Es una manera de acercarnos un poco más a nuevas recetas, costumbres y tradiciones.
      Excelete semana para vos también. Un beso grande.

      Eliminar
  7. Muy interesante la combinación del ron con el café. Con la añadidura de los frutos secos, tiene que estar delicioso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, en verdad el toquecito de café y ron (puede ser pisco, también) le da un saborcito especial que, combinado con los fruto secos, queda de mil maravillas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. No conocía este pan, y eso que he vivido con una chilena, pero desde luego que buena pinta tiene... aromático, con ron... delicioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, es un pan que me han "presentado" (por así decirlo) un matrimonio chileno muy cercano a mi familia cuando era bien pequeña. Sé que tiene varias versiones (una de ellas, con frutas abrillantadas) porque ellos mismos me lo han comentado días atrás cuando hablamos de la receta. Sin embargo, también me contaron cómo algunas de las tradiciones más bonitas o pintorescas que practicaban en Navidad sus padres y abuelos se han ido perdiendo...
      El pan, efectivamente, es bien perfumado y sabroso.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Con los frutos secos estupendo.
    Un saludito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores