Pudding de calabaza y especias (con cobertura de queso crema americano y nueces Pecan)

Esta receta - lo admito al comenzar nomás - no es apta para dietas. No, lo siento. Es así... Si están a dieta estricta absténganse de probarla (porque, al hacerlo, les garantizo que no podrán parar) o... pueden darse un gustito (que nunca viene mal) a modo de premio por el esfuerzo o de antojo con todas las letras; un "permitido", un mimo y luego vuelta a la rutina más ascética que practiquen.

Estuve unos días venga paquí-vaya pallá, dando vueltas en la cabeza varias ideas, buscando una receta con calabaza como ingrediente principal que no cayera en el síndrome Halloween al primer vistazo. Es que el nuevo desafío de Cocineros del Mundo en Google+ para este otoño (europeo) me parece de lo más tentador: Recetas con calabaza o con setas. ¡Y yo que muero por las calabazas y las setas!... En fin, no podía decidirme entre panes, postres o salados. Entonces, conversando con mi mamá, me recordó una tarta-budín que preparaba cuando yo era pequeña y que me encantaba (eso sí, no podía acordarse si la había sacado de alguna revista, era herencia familiar o se la había transmitido alguna amiga...). De pronto, supe qué receta quería preparales para la ocasión: un pudding o budín de calabaza con cobertura de queso y nueces Pecan. ¡Un pecado por donde se lo mire, sabroso a rabiar y gustoso como pocos postres que hayan probado!




Aunque no niego que este postre contiene sus buenas calorías, tengo que contarles que lo que me gusta tanto de esta receta (a la que modifiqué un piquitín respecto de la tradicional de mi madre, que llevaba otra cobertura y otras especias) es que es pura calabaza. Así es, casi no tiene harina y eso le confiere (junto con los huevos y la leche condensada) la textura típica de los budines de pan (pero, sin pan en este caso): húmedo, jugoso y requete-sabroso. 




http://cocinerosdelmundodegoogle.blogspot.com.es


Ahora sí… Con ustedes, los ingredientes (que no son tantos ni tan complicados de conseguir) así pueden preparar este pudding hoy mismo.



Antes que nada, cortá una calabaza grande (o dos pequeñas; necesitarás entre 1 y 1,5 kilos de puré para realizar esta receta) en sentido longitudinal, quitale las semillas y cocinala en horno fuerte sobre una placa o asadera hasta que la pulpa quede con consistencia de puré. Entonces, retirá la pulpa, separándola de la cáscara con cuidado, y prepará un puré con ella. Escurrí el puré en un colador chino o en uno de malla bien cerrada para quitar cualquier resto de agua que pudiera quedarle. Dejalo enfriar.




En un bol colocá un pote/lata de leche condensada (en mi caso, descremada y de 395 gramos). Añadí 1 medida (para los fines de esta preparación, utilizaremos el pote de la leche descremada ya vacío como medida) de leche (en mi caso, descremada). Mezclá con batidor de alambre hasta integrar ambas. Luego, incorporá una medida de azúcar integral, ¼ taza (60 cc.) de aceite neutro, ralladura de una naranja, 1 cucharadita de canela en polvo y 1 cucharadita de cardamomo recién molido. Batí enérgicamente para homogeneizar la mezcla y agregá el puré de calabaza que habías reservado (recordá que debe ser entre 1 y 1,5 kilogramos). 




Añadí, entonces, ½ taza de harina integral fina (75 gramos) y ½ taza de harina 000 (65 gramos), tamizadas junto con una pizca de sal y 1 cucharada de polvo para hornear. Continuá batiendo e incorporá 3 huevos (pastoriles, ecológicos o de campo) de a uno por vez, sin agregar el siguiente hasta no haber integrado muy bien el anterior. 




Por último, verté la mezcla obtenida en un molde de tarta/torta desmontable, enmantecado y enharinado previamente.

Cociná en horno precalentado a 180 °C por una hora (o hasta que pase la prueba del palillo).




Una vez frío, llega el momento de decorarlo. Para ello, preparé una sencilla crema a base de queso crema americano y queso crema blanco tradicional (en sustitución de la crema de leche para hacerlo más liviano y con algunas calorías menos; la intención también cuenta...) que le aporta muy buen sabor y textura.

Para preparar la cobertura, colocá en un bol un pote (226 gramos) de queso crema americano (Philadelphia) fat-free (sí, sí; la versión con menos grasa) bien frío. Agregá 3 cucharadas bien copetonas/cargadas de queso crema semimagro y 3 cucharadas bien copetonas/cargadas de azúcar impalpable/glas. Con batidor de alambre, integrá los ingredientes y montá la crema.



Rellená una manga de repostería con la crema obtenida y dejala descansar por unos 15-20 minutos en la heladera/nevera para que tome más cuerpo. Luego, cubrí la superficie del pudding/budín, haciendo dibujos con la crema y decorá con nueces Pecan.


 
Mantené refrigerado el pudding/budín hasta algunos minutos antes de servirlo para que tenga mejor sabor. 

Te garantizo que su gusto, textura y humedad harán las delicias de tu familia, amigos, vecinos, compañeros de gimnasio (hay que bajar las calorías que con tanto gusto nos hemos zampado) y del trabajo. Te pedirán la receta, quedarás como una reina con tu suegra y sacarás de un apuro a tu mejor amiga que de cocina nada de nada...

Algunas observaciones y recomendaciones finales: En lugar de utilizar queso crema americano para realizar la cobertura del pudding/budín pueden emplear queso mascarpone o crema chantilly, realizando una decoración rústica o más delicada con manga decoradora o de repostería.

Las nueces Pecan de la decoración pueden reemplazarse por cualquier fruto seco de su preferencia.

Pueden añadirle a  la preparación cacao amargo en polvo para darle un interesante sabor a chocolate.




Como ya les dije antes, una de las cosas que más me gustan de este pudding es que es casi 90% calabaza con muy poca harina. Otro de sus puntos fuertes (según mi gusto, claro) es que - pese a la leche condensada - no empalaga, no es dulce en exceso y eso me gusta mucho. Además, con el queso y las nueces termina convirtiéndose en un señor postre cremoso, algo crocante, suave y exquisito. Les cuento un secreto: Cuando le di a probar el terminado a mi mamá quedó tan complacida que ya me adelantó que quiere que se convierta en su próxima torta de cumpleaños (¡el próximo agosto de 2015!). De modo que estoy muy satisfecha por los resultados obtenidos con este pudding/budín que en pocas horas había desaparecido por completo.

Pruébenlo y me cuentan qué les parece. ¡Hasta la semana próxima! Disfruten de sus afectos, experimenten en la cocina y sean muy felices.



Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas

Comentarios

  1. Una tarta deliciosa y con una preciosa decoración!! Fantástica receta!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Julia! Me alegra mucho que te guste mi receta. :)
      Besos.

      Eliminar
  2. Con lo de quedar bien con la suegra ya me has matado, más vale que la tengo muy lejos a la pobre y además no sabe hacer ni un huevo frito, jajaja. Pues acabo de hacer una tarta de calabaza que nunca había hecho y me ha gustado, no lleva harina a diferencia de la tuya y no está decorada en absoluto, ya sabes que yo soy una inútil en esas cosas, jajaja. La tuya me la guardo porque es diferente pero el sabor seguro que me encanta y con esas nueces encima ya debe ser la pera!!
    Un besazo enorme preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, querida amiga, una de las cosas que más me gusta de la calabaza es que nos brinda tantas buenas oportunidades para cocinar: saladas o dulces hay miles de opciones de recetas que se nos pueden ocurrir, heredamos de la familia o alguna amiga, o leemos en libros y revistas (nuevos o viejos)... Voy corriendo a tu blog a ver tu tarta de calabaza porque seguro me gustará (¡Ay me gusta la calabaza a rabiar! Pero, además, me atrae la idea de que no tenga nada de harina).
      Como siempre, un gustazo enorme que pases por aquí y nos riamos juntas de nuestas ocurrencias y peripecias. ;D
      Un besazo para vos, guapa.

      Eliminar
  3. Me encanta, deliciosa, se me está haciendo la boca agua!!! Calabaza, leche condensada... Un trozo por favor!!! JajajajUn beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, me alegra mucho que te guste el pudding/budín/tarta. En verdad, está delicioso y con gusto te envío un trozo para que lo disfrutes ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Norma! Me pone muy feliz que te guste mi propuesta.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  5. Esta tarta debe estar riquísima, te ha quedado bonita además.Con una decoración chulisima, en fin un encanto de tarta que me apunto para hacerla, pues me gustan mucho este tipo de tartas.
    Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari, me alegra mucho que te guste y resulte atractiva mi propuesta. La verdad es riquísima, suave, cremosa, húmeda... En fin, creo que si la probás quedarás encantada sin dudas. :)
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  6. xD xD xD Ha estado bien la elección del queso fat free para la cobertura, que no todo van a ser excesos!!!

    Me encanta. El otro día vi aquí en un super nueces pecanas, en España no son nada comunes, y la verdad es que no las compré porque me parecieron extrañas y no sabía muy bien si las podría abrir con mi abrenueces normal para nueces de california (que las cultivan aquí al lado pero ya sabes de qué tipo de nuez te hablo).

    Te ha quedado estupenda esta aportación, de verdad que sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, creo que las nueces Pecan bien valen el intento por abrirlas... Jajaja ;)
      Por aquí (Buenos Aires, cerquita de la capital) no se consiguen todo el año porque tienen temporadas, pero - en general - se compran listas para usar, por lo que nos ahorramos el tener que abrirlas (por ello, es muy probable que mucha gente no conozca sus características externas). Sin embargo, si logramos comprarlas directamente a los productores de la zona del Delta o de San Pedro, las conseguimos con cáscara. Como ese es mi caso, puedo decirte que aunque requieren de algo de maña porque la cáscara es menos gruesa que las de las nueces más tradicionales (Chandler y Californiana) y parece que las vamos a hacer puré antes de lograr obtener alguna entera, el contenido bien vale el esfuerzo. Su sabor es suave, cremoso, algo mantecado y dulce, muy agradable... Y combinan de maravilla en tartas, postres, panes y budines.
      En fin, que la próxima vez que las veas en el mercado dejate tentar y llevalas a casa; estoy segura que no te arrepentirás y sabrás encontrarle buen uso, seguro.
      Saludos.

      Eliminar
  7. No me extraña que tu madre quiera que se la prepares para su cumpleaños ¡menuda delicia! Por cierto tengo una pregunta, el bote de leche condensada ¿de qué tamaño es? Y cuando hablas de medidas ¿te refieres al tamaño de la lata de leche condensada?

    Gracias por esta receta y por aclarar mis dudas

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuca, muchas gracias por tus elogios! Me alegra mucho que te guste el pudding/budín.
      La lata/el bote de leche condensada es de 395 gramos. Luego, ese mismo bote es el que utilizo como medida (o taza medidora) de la leche y del azúcar integral de la receta.
      Espero haberte ayudado con las dudas; cualquier cosa, aquí estoy para aclarar lo que necesites saber. :)
      Gracias a vos por visitarme.
      Un beso grande.

      Eliminar
  8. Me han regalado la semana pasada una pedazo calabaza de más de tres kilos que dice "Cómeme" cada vez que la veo, tu propuesta me encanta, seguro que queda de lujo!! mil gracias

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que llegó la hora de dar uso a esa tremenda calabaza que te han regalado. Jajaja ;)
      La verdad es que esta tarta con esa textura a budín de pan, bien húmeda, dulce-suave y cremosa es una de mis favoritas. Estoy segura que te encantará. :)
      ¡Muchas gracias por pasar por aquí!
      Un beso enorme.

      Eliminar
  9. Pero qué blog más bonito tienes, me ha encantado, un placer visitarlo!

    Y esta tarta me ha enamorado, fíjate que cuando la he visto creía que era la clásica de zanahoria, pero al ver el relleno de calabaza me he quedado con la boca abierta, y con ganas de robarte un bocado :)

    1 besazo y feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mi ratito de café! Me alegra mucho que te guste mi blog. :)
      Lo que más me gusta de este pudding es que no tiene masa, aunque contiene algo de harina, su textura (típica del budín de pan, pero sin pan) y la mezcla de sabores de la calabaza, la leche condensada, las nueces y la crema de queso. En verdad, es muy sabrosa. Creo que si la probás, te encantará.
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores

Entradas populares