Sándwich de queso azul, rúcula y rabanitos

¡Hola! ¿Cómo han estado? ¿Cómo los viene tratando este verano (o este invierno, según en qué parte del planeta me estén leyendo?) Los he extrañado un montón; por eso, estoy nuevamente, asomándome desde mi cocina para volver a compartir recetas y consejos que ayuden a ampliar el menú del día a día con propuestas fáciles, saludables y vegetarianas, realizadas a partir de productos de estación ;)

Quienes me siguen en Instagram me han acompañado en mi más reciente viaje de vacaciones. Les cuento un secreto: En general, cuando tomo mi descanso, es para olvidarme - dentro de los márgenes racionales que acompañan a los tiempos en los que vivimos - por completo de todo, desconectarme del mundo y hasta ignorar (literalmente) en qué día vivo; sin horarios, sin rutinas y sin más plan que el que se va presentando con el desandar de la jornada. Por eso, cuando paseo no estoy pendiente del celular y de estar publicando todo, desde lo que desayuno hasta la pasta dental que utilizo. No me malinterpreten; no juzgo (¿quién soy yo para hacerlo?) a quien se divierte publicando todo cuanto hace y lugar en el que pone un pie... Lo que digo es que no tengo esa costumbre; sin embargo, en este viaje tomé la decisión de, con calma y sin dependencia, ir mostrándoles un poquito de las maravillas que se presentaban ante mis ojos. Porque sí y porque los paisajes del sur de mi país - en especial de la región cordillerana, según mi gusto personal - son de los más bellos que tenemos. Pero, no se pongan locos los norteños, litoraleños, cuyanos y patagónico-costeros porque si hay algo que nuestro país tiene en abundancia son paisajes que quitan el aliento (y gente maravillosa que con su amabilidad, hospitalidad, solidaridad y trabajo hacen de su lugar un rincón especial de nuestra tierra). Mi lugar en el mundo, sin embargo, es en cualquier rincón del planeta en donde tengamos un bosque tupido, arroyos, lagos, ríos y montañas. Ahí soy feliz; lo llevo en las venas. Lisa y llanamente :D

Pero, volviendo al tema, espero haberles hecho conocer algunos de los lugares más bonitos que tenemos o, como en muchos casos me han comentado, recordar lugares que, como a mí, los han dejado encantados. Ahora bien, todo lo bueno llega a su fin y, con ello, vuelve la rutina. No me quejo de mi día a día porque me dedico a hacer lo que me gusta y me apasiona (situación que no todo mundo puede darse el lujo de llevar adelante). Sin embargo, volver a la rutina también significa chocar con la realidad y, en este caso, la realidad estuvo manchada de tristeza: en pocas semanas, un cáncer devastador, se llevó a una de mis tías más queridas (cómplice, compañera, consejera y compinche). Por eso, no he podido pasar por aquí antes, ni he tenido tiempo o ánimo para publicar...




Como a ella le encantaba todo lo que hacía, porque era fanática de sus sobrinos y sus sobrinos nietos (siempre orgullosa; era nuestra primera fan, alentándonos a crecer y perseguir nuestros sueños), he tomado fuerzas y aquí estoy con propuesta nueva

En fin, para empezar a tomar envión para lo que resta del año que, por cierto es un trecho largo todavía (aunque el tiempo vuele y el primer trimestre esté cerquita de terminar), quiero traerles esta receta que ni cantidades incluye porque dependerá, en cada caso, del número de comensales y del hambre ;) Lo cierto es que esta propuesta es perfecta para los días de fin de verano que todavía tenemos por aquí, así como sirve para ilusionar a quienes están deseosos porque se acabe el invierno, dando paso a la época de comidas más livianas, tentempiés, ensaladas y sándwiches como el que les traigo hoy.




Tres o cuatro ingredientes bastan para combinarse y lograr que un plato tan sencillo se convierta en una delicia con todas las letras: rúcula, rabanitos, queso azul y un toque de frutos secos. Ni más ni menos :)




Les explico el paso a paso que, de tan simple, da vergüenza. Partimos los panes en mitades (yo utilicé un pan árabe/pita integral con semillas) y los untamos con la mezcla de queso azul desgranado junto con queso crema tipo americano a la  que le incorporamos pimienta y nuez moscada recién molidas. Para que tengan una idea de proporciones, les cuento que utilicé la mitad de una pequeña horma de queso azul que amalgamé con unas 3-4 cucharadas bien colmadas de queso crema y... ¡Listo! Sabor y cremosidad asegurados.




Entonces, en una de las caras de cada pan, sobre el queso, disponemos abundante cantidad de hojas de rúcula que lavamos y secamos muy bien. Por encima, ubicamos un colchón abundante de rodajas de rabanitos que condimentamos con algo de aceite, sal, pimienta y nuez moscada. Por último, por encima, espolvoreamos un puñado de frutos secos molidos.




¡¿Y eso es todo?! Eso es todo. Recuerden que los pequeños placeres de la vida no necesitan ostentar mucho porque en su simpleza radica toda la magia. Tantas veces, las cosas se complican sin mucho juicio ni razón cuando la vuelta a lo sencillo es la clave para, en el caso de la cocina, descubrir y redescubrir sabores genuinos y sin artificios. En este caso, el queso azul, la rúcula y los rabanitos no sólo se llevan de maravillas en boca sino que tienen peso suficiente como plantarse en una receta y decir que no se necesita nada más para ser feliz (o, quizás, una cerveza fría para acompañar Jajaja).




Algunas observaciones y recomendaciones finales: Pueden utilizar el pan de su gusto para preparar estos sándwiches. Les recomiendo aquellos que no tengan mucha miga, no sólo por una cuestión de cuidado de la silueta, sino para que los sabores que primen sean los de los ingredientes sin toneladas de masa dando vueltas por allí. Puede ser blanco aunque, como pueden imaginarse, les voy a recomendar los integrales y si son caseros ¡mucho mejor! Le quedan muy bien los panes chatos o con poca miga como la ciabatta/chapata, una rica baguette, unos bagels integrales y con semillas (¡qué delicia!)...

Si así lo prefieren, pueden utilizar en lugar de rúcula (en este caso, conseguí la variedad más común; pero, la rúcula selvática es más sabrosa y picantona, aportándole un puntito de picor extra que le suma sabor) grelos, kale/berza/col crespada, repollo blanco/col, repollo morado/col lombarda (en ambos casos, cortados en una juliana extra fina), berros, radicheta, achicoria, espinacas baby...

En cuanto al queso azul, pueden utilizar alguno regional que sepan es bien sabroso o los clásicos de siempre: Roquefort, Gorgonzola, Stilton, Cabrales, Blue Cheddar, Gammelost...




Estoy segura que si prueban uno de estos sándwiches, en pocos minutos verán cómo desaparece de sus manos porque, en verdad, no podrán parar de comer. La mezcla del amargor algo picante de las hojas de rúcula, con la frescura y picor de los rabanitos, más el sabor acentuado del queso azul que atenuamos un pelín con el queso crema y el dulzor de los frutos secos logran un equilibrio perfecto de gustos, sumados a la cremosidad del aderezo que amalgama todos los sabores. Simple y sincero, les dejará encantados de la vida.

¿Qué les parece mi propuesta? ¿Se animan a prepararla? ¿Les gusta la combinación de sabores y texturas? Espero que sí y que se atrevan a probarla ;)

Les agradezco mucho su compañía y los espero la semana que viene con una nueva receta. Hasta entonces, les deseo que estén muy bien, disfruten junto a sus seres  queridos y experimenten en la cocina :)

Textos y fotografias: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Bella Gypsy Designs/Blagovesta Gosheva Digital Scrapbooking Design/Allison Pennington/Di Hiller Designs/Amy Wolff Designs/Bouquet Garni Recetas

 


Comentarios

  1. Me alegra verte de nuevo y que te lo haya pasado muy bien, siento lo de tu tia , el sandwich me encanta muchos besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Encantada de tu vuelta a la red, aunque lo hagas con ese poso de tristeza que la pérdida de un ser querido ocasiona, seguro que el blog en parte te ayudará a superar el mal momento. El bocata que has preparado es riquísimo precisamente por lo sencillo y por la buena combinación de alimentos que une. Un conjunto de sabores que me encanta y que también tomo alguna vez por lo bien que se llevan. Para la cena de esta noche no me lo pienso, me lo preparo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Un beso para vos.

      Eliminar
  3. ¡Vaya Silvina, cuánto lo siento!
    Perder a un ser querido es siempre doloroso, pero si se ve maltratado por esa maldita enfermedad la tristeza es mucho más profunda.
    Pero la vida es así, ¡qué le vamos a hacer!
    Tu sándwich me encanta, es una forma sana y ligera de comer, yo suelo hacerlo algunas noches, y también los voy improvisando con lo que tengo en el frigo. Por cierto que la rúcula que yo compro son hojitas muy finas, dentadas y pequeñitas, nunca había visto una con tanta vitalidad como la que has utilizado.
    Te quedaron geniales.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Concha. Me alegra que te guste mi propuesta :) La rúcula que me describís es la variedad conocida como selvática; sus hojas son más finas y dentadas, su sabor es más picantón, además del dejo amargo propio de estas hojas. Por aquí se dan muy bien ambas variedades, siempre con mucha vitalidad (salvo que se trate de hojas muy jovencitas que, por lógica, son más tiernas y pequeñas). Si me das a elegir, prefiero la selvática porque me gusta mucho más su sabor picantito que, en este sándwich, se potencia con el de los rabanitos ;)
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  4. Hola guapísima !!!
    Me alegro muchísimo de tu vuelta, y de que hayas disfrutado al máximo de las vacaciones. No he visto tus fotos en inst... porque estoy desconectada de las redes sociales, no me da la vida para más mi querida Silvina, se me escapa el tiempo a raudales.
    Tu sandwiche desde ya te digo que me encanta, porque hago un paté de queso azul y nueces, que es un visto y no visto. Así que entre dos panes y con unas hojas de verduras, me parece una comida perfecta.
    Está claro que en la sencillez, se esconden tantas cosas buenas, que no debemos olvidarla.
    Una pena lo de tu tía, el tiempo es el único que nos puede ayudar con estas bofetadas de la vida. Eso si, el cariño que os tuvísteis, eso no lo cambia nadie.
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Nuria, por tus lindas palabras. Me alegra mucho que te guste mi receta :) Estoy segura que tu paté de queso azul y nueces ha de ser un éxito rotundo porque ambos ingredientes parecen haber nacido para complementarse, y creo que a este sándwich le sentaría de mil maravillas ;)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  5. Hola querida Silvina, encanatda de tu vuelta que has estado bastante tiempo alejada. Me entristece ver que has perdido a un ser muy querido, pero seguro que ella seguirá disfrutando allé donde esté de todo lo que haces, y orgullosa de haberte tenido siempre, al igual que tú a ella. Lo siento mucho, de verdad!!
    la receta me encnata , sencilla y deliciosa como todo lo que preparas. Mil besos amiga mía!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, querida amiga, agradezco mucho tus lindas palabras. Me hace muy feliz que te guste mi propuesta :)
      Te mando un montón de besos.

      Eliminar
  6. Antes de nada, voy a buscarte en insta! No sabía que tenías cuenta, soy un desastre total con la gestión de redes :/

    Me alegra que estés de vuelta, que hayas disfrutado de las vacaciones, y en general que sigas trayendo cosas ricas a nuestras pantallas. Apuntados estos sandwiches, me chifla el queso azul, la mezcla con los rabanitos promete...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra mucho que te guste mi receta :) A mí también me chifla el queso azul que, en compañia de los rabanitos, potencia y enriquece su sabor.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Hola preciosa, siento mucho la pérdida de tu tía y espero que lo vayas superando poco a poco. Por lo menos has desconectado unos días y como yo debo ser de otra generación eso de publicar si te ha salido un grano, te has lavado el pelo o has desayunado en un sitio horrible pues no va conmigo, jajaja. Desconectar es desconectar, verdad? Además, de verdad nos interesan tanto las vidas ajenas o es que más de uno tiene una vena exhibicionista que debería mirárselo, no?
    Bueno, me voy por la tangente. Que tu sandwich debe estar delicioso no me cabe duda, ese pan tiene una pinta buenísima para empezar, y el queso (el azul no me va demasiado) admite tantas variantes que es un sandwich diferente cada vez! Genial.
    Un beso y bienvenida de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nuria, creo que has dado un poco en la tecla porque, en mayor o en menor medida, esa necesidad imperiosa de mostrar todo cuanto se hace y de querer verlo obedece a rasgos exhibicionistas y algo voyeristas que algunas personas sacan a pasear a diario. En fin, que cada quien haga lo que le plazca sin molestar al otro. Yo, por mi parte, publico con mesura porque soy más bien reservada con mis cosas, pero en esta oprtunidad el paisaje ameritaba que se lo mostrara a todo mundo .
      Me alegra que te guste mi porpuesta, y ya que el queso azul no se encuentra entre tus favorito, podés reemplazarlo por algún queso algo cremoso (que permita desgranarse con una cierta facilidad para convertirlo en una pasta o crema untable) y con personalidad como para que sume sabor a la receta ;)
      Un beso enorme y gracias por hacerte el tiempo para pasar por mi cocina.

      Eliminar
  8. Hola Silvina, qué bueno verte de nuevo por aquí, en tu adorable cocina, y también dando un paseo por las nuestras...

    Como siempre nos traes una idea genial, fácil y económica... ideal para el fin de semana, por ejemplo, donde a mi, sobretodo, me dan menos ganas de cocinar...

    En cuanto a tu recorrido por el sur de tu querida Argentina, he de decirte que me he enamorado aún más de ella. Yo, las cuatro veces que he viajado con mi marido hasta allá he ido a Bs. As. y al norte, por Jujuy y la Quebrada; pero si todo sale como nos gustaría y vemos la posibilidad... a ver si para el próximo agosto nos vamos de nuevo para allá, después de casi 7 años sin pisar tierra argentina...

    Muchos besos y bienvenida, sigue sorprendiéndonos cada semana con tus ricas propuestas, pues a mi sabes que me fascinan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, me alegra mucho que te guste mi propuesta. Es perfecta para los días en que no tenemos muchas granas de cocinar, pero nos apetece comer rico y saludable.
      En cuanto al sur de mi país, si tenés oportunidad de conocerlo quedarás enamorada sin pensarlo dos veces. El norte argentino, de donde es oriundo tu marido, es muy bonito: La Quebrada de Humahuaca, los valles calchaquíes, la hermosura de Salta, el monte tucumano, los viñedos de Cafayate (y la lista sigue) son paisajes que cautivan; pero, el sur tiene un encanto que a mí, personalmente, me seduce por completo. Allí me siento como en casa y eso que soy nacida en la zona norte del conurbano bonaerense a minutos de distancia de la capital del país.
      De corazón deseo que las cosas sean auspiciosas para que puedan venir de visita por aquí luego de tantos años ;)
      Besos grandes para vos.

      Eliminar
  9. Que rico me encantan estos sandwiches!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi propuesta :)
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola Silvina. Me alegro mucho al volver a verte de nuevo. Deduzco que has pasado unas estupendas vacaciones aunque al volver de ellas hayas tenido que pasar por esos malos momentos como son la perdida de un familiar, en este caso una de tus tías. Lamento mucho su pérdida ya que leo que la apreciabas en gran medida. Es la vida, unos días te da momentos alegres y otros te embarga la tristeza.
    Aunque no tengo Instagram, he podido ver algunas fotos que supongo serán de los lugares en los que has estado. El Paso Córdoba camino a Villa Traful, el lago Meliquina, rodeado de niebla jj, estos días atrás también en Valencia ha hecho. Unos lugares que deben ser una preciosidad pero que no he tenido la suerte de poder ver.
    En cuanto a este sándwich decirte que tiene que estar muy rico. Me encantan los rabanitos, los tomo tal cual jj, solo pelados y con un poco de sal. Así, en unión de esa mezcla de quesos y con rúcula han debido formar un sándwich exquisito. Una cena estupenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, me alegra mucho que te agrade mi propuesta :) Te cuento un secreto: A mí me gustan tanto los rabanitos que, como vos, los como sin más que sin piel y con un poco de sal. Claro, que también me gusta incluirlos en distintas preparaciones; en este caso, te garantizo que quedan de maravilla con el queso azul y la rúcula porque los distintos sabores se complementan y enriquecen entre sí ;)
      En cuanto a las fotografías que has visto, en efecto, se trata de algunos de los paisajes que he podido disfrutar. No pierdas las esperanzas, que nunca se sabe; tal vez puedas conocer pronto algunos de los hermosos paisajes que tenemos por aquí :)
      Un abrazo y gracias por hacerte un un tiempo para pasar por mi cocina.

      Eliminar
  11. ¡Hola Silvina! Te echaba de menos y me alegro de tu vuelta. Se nota que a pesar de la pérdida de tu tía vienes con fuerzas renovadas ¡no hay más que ver el tono de tu entrada de hoy!

    Cuando alguien se nos va nos replanteamos muchas cosas pero no hay mejor homenaje que seguir adelante con nuestra vida y recordar a quienes no están pero tanto nos apoyaron.

    La receta es espectacular ¡qué hambre me ha entrado! y como no te tengo por instagram porque hace muy poco que lo tengo voy a buscarte. Si no lo consigo, que aún no me manejo muy allá, a ver si me encuentras tú @dulcessecretosdecuca

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Cuca! ¡Qué alegría recibirte en mi cocina! Te agradezco mucho tus palabras y me alegra que te guste mi propuesta :)
      Por fortuna, ya nos hemos encontrado en Instagram ;)
      Besos enormes para vos.

      Eliminar
  12. Que buenos, sanos y deliciosos sandwiches!! Me gusta mucho el pan arabe, que buena idea para una cena ligera. Que bueno que ya estas de regreso y lamento mucho la perdida de tu tia, animo y un abrazo!!
    bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, muchas gracias por tus palabras y tus elogios. Me alegra mucho que te guste mi receta :) Como bien decís, estos sándwiches son perfectos para una cena o una comida liviana, un picnic o como tentempié ;)
      Besos.

      Eliminar
  13. Bienvenida, espero hayas descansado y disfrutado tus vacaciónes. Los sandwiches se ven deliciosos y rápidos como me gusta
    Muchas gracias por todo tu trabajo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chela, muchas gracias a vos por pasar por mi cocina y dejarme tu comentario. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario. Eso sí, aquellos cuya autoría permanezca anónima o se conduzcan de manera poco educada no serán publicados porque mi cocina se reserva el derecho de admisión y permanencia.
¡Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto! ;)

Google+ Seguidores