Rosca de Pascua trenzada doble

Hoy es Jueves Santo y, tal vez, muchos de ustedes estén aprovechando las mini vacaciones que nos propone la Semana Santa (les deseo, en ese caso, que la estén pasando de maravillas). Para todos los demás, les traigo una rosca de Pascua muy fácil de hacer, bien gustosa y muy perfumada, que con poco esfuerzo nos permite presumir de panaderos hechos y derechos. Además, es algo distinta del común de las roscas y eso me divierte porque - entre nosotros - una de las cosas que más me aburre es repetir una y mil veces lo mismo; por eso, siempre que puedo les doy una vuelta de tuerca por aquí o por allá a las recetas que, según la temporada, se hacen obligatorias en nuestra mesa. En esta oportunidad, les propongo realizar una Rosca de Pascua trenzada doble que es a prueba de principiantes porque resulta o resulta, aunque no seamos especialistas de la harina y la levadura ;)


Si lo que buscan es algo (sólo un poco) más tradicional, aquí tienen una rosca con relleno de crema de almendras;  aquí podrán encontrar otra con relleno de mermelada de frambuesas y coco, cubierta de crema pastelera y cerezas en almíbar, y, por último, aquí les propongo una rosca rellena de crema pastelera o de almendras especiadas.

Pero, como ya les conté antes, si tienen ganas de algo distinto, bastante rápido y liviano, con estos pocos ingredientes alcanzará para preparar una señora Rosca de Pascua.


Disponemos en el bol de la batidora orbital 300 gramos de harina 000 junto con 200 gramos de harina integral súper fina, 100 gramos de azúcar integral/mascabo, una pizca de sal, 1 cucharadita de canela, 1 cucharadita de cardamomo recién molido, la ralladura de una naranja, 10 gramos de levadura en polvo/seca de panadería y 300 cc. de leche tibia.

Utilizando el gancho amasador, trabajamos a velocidad mínima, amasando por unos 5 minutos. Luego de ese tiempo, incorporamos 60 gramos de manteca/mantequilla a punto pomada.


Entonces, continuamos amasando a velocidad baja hasta que los ingredientes se integren muy bien, formando una masa suave y bien elástica. Cuando esto ocurra, volcamos la preparación sobre la mesa de trabajo, ligeramente cubierta de harina, y nos ponemos manos a la masa, sobando manualmente hasta formar un bollo de cubierta suave y bastante lisa.


En ese momento, dejamos descansar el bollo en un bol, cubierto con una fina capa de manteca/mantequilla o de aceite, en un lugar cálido, libre de corrientes de aire y cubierto con un lienzo o papel film hasta que duplique su volumen.

Luego, disponemos la masa ya leudada sobre la mesa de trabajo, cubierta por algo de harina, y desgasificamos del centro hacia los bordes con la yema de los dedos; entonces, incorporamos 1/2 taza de arándanos rojos deshidratados.


Para que la fruta se distribuya de manera homogénea en la masa, armamos un rollo bastante apretado y lo cortamos en 3 porciones que montamos la una sobre la otra, aplastándolas luego y armando un bollo después (utilizando la misma técnica que empleamos para incorporar los frutos secos y abrillantados a la masa de los panes dulces navideños). Amasamos, entonces, algo más y separamos el bollo obtenido en 2 porciones, siendo una de ellas algo más pequeña que la otra. A su vez, cada una de estas porciones las separamos en 3 partes, intentando que sean lo más parejas posibles.


Amasamos cada una de las porciones, dándoles forma de rollo y las dejamos descansar por unos 5 minutos sobre la mesa de trabajo, cubiertas por un lienzo o paño de cocina para que no se les forme una costra, resecándose la masa.

Pasado ese tiempo, estiramos cada uno de los rollos (6 en total) lo más parejos posibles. Para tal fin, nos valemos de las palmas de las manos, haciendo suave presión desde el centro del rollo hacia sus extremos (como cuando preparamos ñoquis/gnocchi), trabajando por tramos para evitar que la masa se desgarre y buscando obtener rollitos de un ancho parejo.


Es momento de armar las roscas. Para ello, trenzamos las tiras de masa correspondientes a la porción de bollo más grande (porque son las más largas), uniendo los extremos. 

Para continuar con el armado, disponemos la trenza que formamos sobre una placa cubierta con papel manteca/para cocinar, entrelazando los extremos para que quede bien armada, logrando que no se abra al cocerla, y disimulando la unión. Después, hacemos lo propio con las tiras de masa que nos quedaron más cortas y ubicamos esta trenza (más pequeña) dentro de la anterior.


Cubrimos la rosca con papel film o paño de cocina y la ubicamos en un lugar cálido y sin corrientes de aire hasta que duplique su tamaño. Podemos colocar un objeto de borde redondo (un vaso, lata, etc), que cubrimos con papel film y pincelamos con aceite, para que - al crecer - el círculo central de la rosca se mantenga intacto.

Antes de llevarla al horno, la pincelamos con huevo batido, le espolvoreamos azúcar y una lluvia de semillas de sésamo (en este caso, utilicé sólo sésamo blanco). Cocemos en horno precalentado a 180-190° C por 25 a 30 minutos o hasta que la superficie se dore.


Una vez horneada, dejamos enfriar por completo sobre rejilla, y servimos decorada con huevos de chocolate y confites de caramelo.


Algunas observaciones y recomendaciones finales: A la hora de armar las trenzas, es importante que lo hagan de manera algo suelta para permitir que la masa crezca sin impedimentos, cosa que no ocurrirá si se encuentran demasiado apretadas. 

En el mismo sentido, cuando ubiquen una trenza dentro de la otra, no se preocupen si queda algo de aire entre ellas; una vez leudadas, los espacios se cubrirán sin inconvenientes.

Si desean utilizar levadura fresca en lugar de en polvo/seca de panadería, serán necesarios unos 15 gramos.

En lugar de arándanos rojos pueden emplear pasas de uva/uvas pasas, cerezas confitadas o en almíbar (bien escurridas), cascaritas de naranja confitadas, chips de chocolate (blanco, negro, semi amargo, con leche), almendras caramelizadas picadas en tropezones, frutillas/fresas deshidratadas, fruta abrillantada...


Una vez que sacan la rosca del horno pueden cubrirla con un almíbar perfumado con una cucharada de jugo de naranja (o, si no hay niños, con licor de naranjas). Recuerden que si la rosca está caliente, el almíbar debe estar frío; en tanto que, si dejan enfriar la masa para bañarla o pincelarla con almíbar, éste deberá estar caliente. Reglas básicas para no malograr la tarea :)

Para decorar pueden emplear almendras fileteadas ligeramente tostadas, coco rallado o cerezas que se pegarán al almíbar... También pueden utilizar chocolate derretido, realizando dibujos libres o firuletes sobre la superficie.

En lugar de canela y cardamomo, pueden perfumar la masa con las especias típicas navideñas porque les sientan muy bien a estas masas dulces con levadura. De igual modo, pueden incluir vainilla (si son las semillas de la vaina, mucho mejor), agua de rosas, jengibre en polvo o recién rallado, anís, azafrán... En fin, es cuestión de que decidan algunos sabores/perfumes que combinan entre sí y jueguen con ellos ;)


A la hora de amasar manualmente, traten de resistir lo más que puedan la tentación de incorporar harina al bollo. Lo encontrarán algo pegajoso y para evitar ensuciarse, si lo desean, pueden valerse de uno o dos cornets/espátulas de panadería; pero, eviten añadir harina a la mezcla para que la masa quede bien aireada y suave. En caso de requerirla, integren poquita cantidad por vez, amasando para activar el gluten.


Espero que les guste (y los tiente) mi propuesta. Es una rosca muy sencilla; podríamos decir, aparentemente poco pretenciosa. Sin embargo, les garantizo que su formato es - visualmente - bastante atractivo (espero haberlo podido plasmar con las fotografías) y que sus sabores son bien marcados (incluso, algo puristas): El dulzor justo, los arándanos rojos que le aportan un toque entre dulce y ácido (que tanto me gusta), la masa perfumada, algo húmeda, suave, liviana y bien gustosa; las semillas de sésamo que acompañan los demás sabores con sutileza y cierta elegancia, el azúcar de la capa externa que alcanza para no invadir todos los otros sabores. No sé qué más decirles. En casa, gustó muchísimo y ya me pidieron que la repita. Creo que para acompañar el resto de los dulces - en especial, los huevos  - de Pascua, esta rosca es perfecta por su suavidad y ligereza. Pruébenla y después me cuentan ;)

Les deseo una linda Pascua, un feliz descanso y una estupenda semana. Nos reencontramos el próximo jueves; hasta entonces, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina.

Textos y fotografías: ©Silvina-Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Angelle's Lounge-Camomile Designs/Bouquet Garni Recetas


Comentarios

  1. Que bien que te ha quedado.
    Con el paso a paso se ve muy bien el resultado final.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena esta receta tengo que probarla!!besos

      Eliminar
  2. Se ve riquisima y muy bonita adornada besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola Silvina. Espero que estés disfrutando de estas pequeñas mini vacaciones jj. Nosotros en casa aunque es posible que este fin de semana nos demos una vuelta para cambiar de aires jj.
    Las masas y yo no nos llevamos muy bien. no tengo amasadora ni ninguna máquina así que tendría que hacerla a mano y en ese caso es cuando encuentro reparos jj porque estoy seguro que en lugar de masa saldría cemento armado jj.
    En cambio a ti, con máquina o a mano todo te sale a las mil maravillas y como muestra nos dejas esta deliciosa rosca que con solo verla ya invita a saborearla. Se ve de fábula y no tengo la menor duda de que tiene que estar deliciosa.
    Que disfrutes de estos días.
    Un abrazo desde este lado del charco jj

    ResponderEliminar
  4. Silvina, que preciosidad de rosca, solo de verla puedo imaginar y casi sentir los olores que despide, que magnifico postre para celebrar la Pascua!
    Bs!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapísima !!!
    No le haría ningún cambio Silvina, te ha quedado increíble y la forma que le has dado no puede estar más currada y preciosa.
    Me encanta trabajar este tipo de masas, y aunque tengas que esperar los levados, siempre merecen la pena al primer bocado. Si me apuras, te diré que invitan a cerrar los ojos y deleitarse más a gusto jaja
    Penita no poder ir comiendo un bocadito de aquí y otro de allá en las visitas que hacemos virtuales, eso si que sería una maravilla, por supuesto de tu rosca me llevaría un buen trozo.
    Besotes mi niña, y disfruta del finde.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Silvina!
    Aquí estamos de vuelta, aunque yo nunca me fui, solo he estado mirando detrás del visillo, para no perderme un detalle de todas las cocinas.
    Me parece que fácil o difícil, tienes un domino absoluto de las masas.
    Esta rosca no es cosa baladí, aunque digas que se hace casi con los ojos cerrados, jajaja... Te ha quedado espectacular, seguro que todos estarán encantados cuando la vean.
    Besos, que disfrutes de una feliz tarde.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta esa masa! Es aromática y el trenzado doble está muy logrado, da un aspecto bien bonito... Yo este año no he hecho masas de pascua, hoy he horneado pretzels y pan de cerveza, pero alguna caerá antes de fin de mes...

    ResponderEliminar
  8. ¡Claro que nos tienta tu receta! Si casi el aroma traspasa la pantalla ¡me encantará intentarla en casa! Tienes unas manos increíbles para las masas. Disculpa el retraso pero estoy cargadísima de trabajo

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  9. Hola Silvina! Ha sido un placer encontrar tu cocina, me he dado un paseo por ella y me han gustado mucho las recetas, las explicaciones y cómo las presentas! Esta rosca tiene un aspecto delicioso, a mí me pasa igual, no me gusta repetir, siempre estoy pensando en nuevas versiones.
    Me quedo disfrutando de tu blog, y si te apetece, te invito a conocer el mio!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, te agradezco mucho los elogios y te pido disculpas por no contestarte antes, pero he estado afectada de las vértebras cervicales y tenía prohibido el uso de la notebook/ordenador/PC.
      Me alegra mucho que te guste mi cocina; ya mismo voy a visitar tu blog :)
      Un beso grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores