Curry de espinacas y garbanzos con cebada

Sin ponernos demasiado enciclopedistas, podemos aseverar, sin temor a equivocarnos, que la palabra curry define a todo plato estofado o guisado que se cocina en un fondo de cocción o salsa rico en diversidad de especias. Sin embargo, en la actualidad, es bastante común designar con este nombre a gran cantidad de platos especiados, de estilo indio o asiático, así como a las diversas variedades de mezclas de especias (en polvo y pasta) que se comercializan para sazonar todo tipo de recetas que buscan emular esas preparaciones tradicionales.

Aunque en la mayoría de los casos, el comino es base de la mezcla de especias en cuestión, junto con múltiples combinaciones, y el arroz el acompañamiento más característico, podemos hacer ciertas concesiones a la hora de jugar con los ingredientes que más nos atraigan. Este es mi caso, porque soy alérgica al comino 😒 Sí, lo sé... Debo de estar entre el pequeño número de mortales que es alérgico a esta especia, pero lo soy; para mí, el comino es lo que el ajo a Drácula 😰 Por esta razón, mi curry más frecuente es un Garam Masala bien sabroso que le hace olé al comino y me deleita con otros sabores y perfumes 😋


En tren de permitidos, cambié arroz por cebada perlada que, en su versión orgánica, bien gustosa y con granos regordetes, es un placer con todas las letras.

Así, granos, legumbres, vegetales y una salsa gustosa y bien cremosa (gracias a la inclusión de leche de coco que amalgama los sabores y quita el picor en exceso - porque en mi casa la única fan del picante es quien suscribe, el resto lo tolera más o menos o no lo puede ver ni en pintura y me echa broncas cuando preparo algo picantón -) se convierten en un plato completísimo, sencillo y la mar de sabroso 😊


Les garantizo que ésta es una de esas recetas ideales para inexpertos totales, solteros que quieren conquistar corazones quedando como grandes cocineros, principiantes en la cocina, parejas que quieren sorprender a su socio en la vida con una comida rica, gustadores de la buena mesa a quienes les encanta mimarse con algo sabroso, eludiendo el delivery... En fin, para todo mundo que tenga ganas de algo delicioso, nutritivo y súper sencillo, a tan solo un ratito de trabajo. ¿Nos ponemos manos a la obra? 😉

En 1 cucharada de aceite de coco (o el de su preferencia, aunque el de coco le sienta de mil maravillas para acompañar todos los sabores sutiles que buscamos resaltar en este plato), salteamos 1 cebolla junto con 1/4 de pimiento rojo, 1/4 de pimiento amarillo y 1/4 de pimiento verde, cortados en brunoise. Luego, añadimos 300 gramos de espinacas baby crudas y 1 taza de garbanzos ya cocidos.

Condimentamos con sal, pimienta, nuez moscada, 1 cucharadita de cúrcuma y 1 cucharada bien cargada de Garam Masala.


En ese momento, añadimos 500 cc. de leche de coco y cocemos a fuego bajo hasta que espese y reduzca la salsa.

Aparte, cocinamos 1 taza de cebada perlada que tuvimos en remojo por, al menos, unas 3 horas. Una vez lista, le agregamos la cucharada extra de aceite de coco (puede ser cualquier tipo de aceite, como ya les dije) para que se derrita con el calor, ayudando a mantener los granos bien sueltos y gustosos.

Por último, servimos el plato, acompañado por la cebada cocida. Y... ¡A disfrutar de las mieles del éxito! 😎


Algunas observaciones y recomendaciones finales: Si así lo prefieren, para esta receta pueden utilizar arroz blanco o integral (entre las dos opciones, esta última es mi recomendación por sus valores nutricionales y el aporte de fibra), cous-cous, trigo burgol, mijo, polenta, quinua/quinoa, trigo sarraceno, trigo entero... Es verdad que la tradición indica arroz, pero en términos de juego y de dar nuevas vueltas de rosca a un plato tan simple y tan noble, podemos darnos el lujo de ir buscando cuál de los acompañamientos nos apetece más. Después de todo, los granos que se suman a nuestro curry buscan aplacar el sabor picante del plato, al tiempo que hacer de él una delicia saludable y completa.

En lugar de espinacas baby pueden emplear espinacas (que para utilizar directamente, sin cocción previa, cortarán en juliana), acelga, brócoli, repollos/coles, repollitos/coles de Bruselas, coliflor, hojas de remolacha, kale/col rizada/berza, radicchio...

La leche de coco pueden reemplazarla por leche de almendras o por otra leche vegetal. Sin embargo, la de coco aporta el contrapunto perfecto al picante del curry que lo hace más delicado al paladar. Entretanto, si desean que el plato resulte más picante todavía, pueden emplear otras variedades de curry o pueden agregar más cantidad que la que he utilizado.

El curry, en general, combina de manera ideal con ciertas carnes (no se desgarren las vestiduras, por favor, porque esta página está pensada para vegetarianos y no vegetarianos que buscan ampliar su dieta, haciéndola más balanceada, interesante y nutritiva con opciones vegetarianas, veganas y libres de gluten. No busco imponer a nadie mi estilo de vida sino, más bien, demostrar con platos que podemos comer vegetales sin sentir que prescindimos de sabor, variedad y nutrición 😉). Por ejemplo: cordero, pescados y mariscos, pollo, cerdo, carne vacuna y pato. Además, también le sienta de mil maravillas a legumbres como las lentejas y vegetales como zapallos y calabazas, papas/patatas y berenjenas.

No olviden acompañar el curry con panes chatos o planos - como el Naan, Paratha, Roti, Pulka o Chapati - porque los unos y los otros han nacido para ser una pareja inseparable.


El Garam Masala es una combinación india de especias secas, cuyo nombre significa "mezcla caliente" o "especia caliente", que se utiliza en toda La India, en especial, en su región norte. Su composición varía según la zona del país y, más aún, según recetas familiares heredadas de generación en generación. Una versión típica incluye pimientas blanca y negra, canela, cardamomo, nuez moscada, coriandro, comino, chile rojo, cúrcuma y clavo de olor. La versión que utilizo, como ya les conté antes, no incluye comino (por mi alergia) y se trata de una variación autóctona del sur de mi país. Es sumamente gustosa porque reúne cúrcuma, pimientas negra, blanca, verde y de Cayena; coriandro, jengibre, laurel, ají molido, clavo de olor, nuez moscada, mostazas amarilla y marrón, y humo (típico de la Patagonia argentina, en donde abundan los ahumaderos y uno de los condimentos básicos es el merkén, una mezcla en escamas de ajíes secos ahumados, cilantro, sal y orégano).

A grandes rasgos, podríamos dividir  los curries indios y paquistaníes en 4 grandes grupos: los de la región nordeste de La India, de sabor suave y delicado; los semipicantes (de la región de Punjab) y sin cúrcuma de Paquistán; los picantes y bien aromáticos del sur de La India (de la antigua Madrás, actual Chennai), y los muy perfumados y súper picantes del sur del país.

La cúrcuma, planta nativa del sur de La India, es el componente principal del curry amarillo, al que le imprime su característico sabor y color intenso.

Por tradición, los curries tailandeses/thai se preparan con los mismos ingredientes que los indios, a excepción de que pueden emplear chiles tanto rojos, como verdes o amarillos, bautizando con su nombre al curry en cuestión. En la actualidad, además, incorporan hierbas y aromáticas frescas como sello distintivo.

Cuenta la leyenda, que la salsa Worcestershire (también conocida como Worcester o salsa inglesa) nació del intento de preparar polvo de curry, allá por el siglo XIX.

Para conservar en óptimas condiciones los aromas y sabores del curry en polvo, lo ideal es guardarlo en recipiente hermético, en un lugar seco y fresco. Entretanto, el curry en pasta que ya hemos abierto conviene conservarlo refrigerado en la heladera/nevera/refrigerador.


Espero no haberlos aburrido con mucho dato sobre el curry... A propósito de ello, es un plato muy sencillo que, curiosamente, está repleto de historia, tradiciones, regionalismos y derivaciones que lo hacen más interesante todavía. Pero, sobre todo, espero haberlos tentado lo suficiente como para que deseen probar la receta 😋 Verán que es simple, pero bien gustosa; perfecta para principiantes que desean comer rico y sano, sin muchas complicaciones.

Nos reencontramos la semana que viene. Hasta entonces, espero que la pasen muy bien, disfruten junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina 😉

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas
Digiscrap: ©Designs by Connie Prince/BCD Designs/Bouquet Garni Recetas



Comentarios

  1. Nada mejor en esta vida que saber hacerle un guiño a nuestras limitaciones y buscar alternativas ¿que no puedes tomar comino? ¡pues otras especias! ¡será por falta de variedad!

    Una lección estupenda acerca de lo que un curry es ¡y muy sabrosa y deliciosa! ¡se me hace la boca agua!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cuca. Me alegra mucho que te guste mi receta y trabajo :)
      Besos grandes.

      Eliminar
  2. Me gusta tu receta, aunque le haría algún cambio, yo sí que le pondría curry y canjearía la cebada por trigo, lo demás no lo muevo porque creo que está divinamente colocado y en el momento adecuado. Un plato completo, gustoso, sano y rico a más no poder. Me comería entero el que tienes ahí.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegra mucho que te guste mi propuesta :) Lo bueno de la cocina es poder jugar con los ingredientes, atreverse a probar algunos productos nuevos o distintas formas de prepararlos y adaptar recetas a nuestro propio gusto o posibilidades ;)
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Que ricura.
    Me pido un bol :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Saludoos.

      Eliminar
  4. Que rico y con esas especies tiene que estar muy bueno, la cebada no la he tomado nunca de esta forma besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :) La cebada orgánica es muy sabrosa y en este tipo de plato se luce mucho; de cualquier manera, podés reemplazarla por otros granos que puedan gustarte tanto o más que ella ;)
      Besos.

      Eliminar
  5. Que delicia de curry nos presentas, ademas de que esta muy sano y tiene ingredientes fabulosos!
    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Besos.

      Eliminar
  6. Silvina yo no soy muy amante del comino, me recuerda a los malos olores de ciertas personas poco aseadas, y la verdad es que me ha costado la propia vida acostúmbrame a introducirlo en mi cocina, de soltera recuerdo las "discusiones" con mi madre, ya que ella lo utilizaba en muchos de sus guisos.
    Sin duda para mí siempre es una buena opción si se cambia por otra especia. A los Curry y Garam Masala me estoy acostumbrando igualmente m poquito a poco.
    Buenísimo tu plato y muy completo, yo no cambiaría ni un grano.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, me hace muy feliz que te guste mi propuesta :) Está claro que, en la mayoría de los casos, tenemos que acostumbrarnos a este tipo de combinación de especias. Habrá a quien les guste más o menos; sin embargo, sin necesidad de dejar demasiado picante el plato, podemos usarlas con moderación para enriquecer con matices, aromas y sabores nuestros platos, aportándoles mucho gusto ;)
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola preciosa!! Mi experiencia con la cebada perlada no ha sido nada buena y eso que lo he intentado muchas veces este año, intentando variar mi alimentación que ha sido bastante pobre (ya pasé por quirófano y estoy estupenda). No me acaba de gustar su textura, francamente, y para colmo no me sienta bien, no sé porqué pero me cae como una bomba en el estómago. Del resto de tu curry me gusta todo, no tengo problemas con el comino pero el que has hecho también me gusta, cómo no, si tiene una pinta bárbara!!!
    Un beso guapísima y que pases un buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nuria, me alegra saber que ya estás mucho mejor de salud. En cuanto a la cebada, como en todo, es cuestión de gustos. En mi caso, he probado cebada orgánica y no orgánica y he encontrado un abismo de sabor y calidad entre una y otra. Sin embargo, si vos sentís que no te gusta y, además, no te cae bien, pues está claro que hay muchos otros granos aptos para probar y utilizar en este y en otros platos. Por ello, podés reemplazarla por arroz en cualquiera de sus variedades, trigo burgol/bulgur, cous-cous, trigo entero, quinua/quinoa…
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  8. Hola guapísima !!!
    Siemepre haces unas versiones de lo más apetecibles mi querida Silvina, y tu plato de hoy es para repetir ración. No me imaginé nunca que el comino pudiera pudiera producir alergia, pero ya veo que si, qué cosas ! Y si lo haces picante, me das un silbidito, que a mí la comida picosa me gusta, en casa a casi todos también, en eso parece que tenemos alma mexicana jajaja
    El arroz integral me gusta y sienta mejor que la cebada, pero ya veo que sería fácil de cambiar una cosa por otra, sin dejar de estar igualmente rico.
    Besotes mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa me gusta mucho las recetas de cocina me encanta él curry a si que me la apunto te mando un beso y te invito a que te pases y si te apetece a seguirme por mi blog

    Chicadelpanuelorojo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores